Todas Comunidad Eventos Noticias Rutas Tecnología

Aprende cómo saltar con tu bicicleta de montaña

Por
Aprende cómo saltar con tu bicicleta de montaña 

Aprende cómo saltar con tu bicicleta de montaña

Aprende cómo saltar con tu bicicleta de montaña 

Más allá de que se les considere un recurso estilístico y se ven súper cool, los saltos son un recurso muy importante del ciclismo de montaña, ya que permiten sortear los múltiples obstáculos que pueden aparecer en el terreno.

La correcta técnica de salto es algo obligatorio de aprender, si quieres salir a explorar el monte con tu bicicleta de montaña y desarrollar un nuevo hobby. Aquí te contamos cómo puedes lograrlo.

Flexiona brazos y piernas

 

Tener una postura adecuada es primordial para que el salto sea efectivo. El agarre en el manubrio debe ser firme, para que no pierdas el control en ningún momento. Flexiona levemente los codos y las rodillas y echa tu peso hacia atrás, para mover tu eje de gravedad.

 Controla la velocidad

 Controla la velocidad 

Debes preparar el salto con un período de 3 a 5 segundos de anterioridad. En este momento previo, tienes que controlar la velocidad, mantenerla constante, para no te gane el momentum.

Cuando vayas a saltar, olvídate del freno delantero y concéntrate solamente en usar el freno trasero, y recuerda que no se trata de hacerlo rápido, sino de hacerlo bien.

Cuida el impulso vertical

Cuida el impulso vertical 

Impúlsate hacia arriba junto con tu bici, pero ten cuidado de no perder el control. Un impulso controlado bastará para que se eleven.

Recuerda solamente intentar esto con una bicicleta de montaña, ya que están diseñadas para eso, a diferencia de otras bicicletas que podrían lastimarte.

 Encuentra tu equilibrio al caer

 Encuentra tu equilibrio al caer 

Al caer, endereza tus ruedas y acomoda la inclinación, de forma que ambas llantas toquen el suelo al mismo tiempo. De esta forma evitarás que la bici salga disparada hacia adeltante, o se desequilibre con el impacto.

Usa tus brazos y piernas flexionados para amortiguar el golpe, y comienza a frenar lentamente, una vez hayas tocado tierra. Jamás frenes en el aire o justo antes del impacto, ya que saldrás volando hacia adelante.

Y recuerda que si no te sale a la primera, ¡no hay problema!

Te recomendamos que practiques, practiques y sigas practicando, siempre en entornos seguros y si se puede, con compañía que pueda darte retroalimentación para mejorar cada vez más.

Entérate de ofertas y novedades

Suscríbete