Todas Comunidad Eventos Noticias Rutas Tecnología

¿Comprar o no comprar? Pros y contras de las bicicletas de fibra de carbono

Por
 Controla la velocidad 

¿Comprar o no comprar? Pros y contras de las bicicletas de fibra de carbono

Desde su aparición en la década del ‘80, la bicicleta de fibra de carbono ha ido ganando fama rápidamente hasta, hoy en día, posicionarse casi en la cima en cuanto a los equipos para ciclistas de gama media-alta.

En un principio, la fibra de carbono comenzó a utilizarse como material experimental, para ver los cambios en el rendimiento y la velocidad. En 1986, nace la primera bicicleta de fibra de carbono de la historia, la Look KG 86, con la que Greg Lemond ganó esa edición del Tour de Francia.

El resto es historia, con marcas y más marcas sumándose a la revolución del carbono, hasta llegar al día de hoy.

Pero, ¿realmente es necesario comprar una bicicleta de fibra de carbono? ¿O en qué circunstancias es recomendable? Aquí encontrarás un análisis completo que te ayudará a tomar la mejor decisión.

¿Todos los cuadros de carbono son iguales?

Primero hay que entender la diferencia entre los cuadros de carbono que hay en el mercado.

La diversificación de los procesos de fabricación trajo consigo nuevas y distintas composiciones, según la marca y el modelo. Cada una, con el objetivo de potenciar ciertas propiedades sobre otras.

Por un lado, tenemos las Fibras K, cuyo nombre hace referencia al trenzado en cruz en el que está tejido el carbono. Este, conforma los tubos del cuadro y diversos componentes como bielas y manillares, entre otros. Las fibras K son las responsables del éxito comercial de las bicicletas de fibra de carbono, puesto que ofrecen mayor rigidez y consistencia.

También están las Fibras UD, o unidireccionales, llamadas así porque, a diferencia de las Fibras K, estas están tejidas en una sola dirección, haciendo que el cuadro necesite menos resina y las fibras actúen como un bloque más sólido y ligero.

Saber de qué fibra está hecha tu bicicleta te permite conocer cuáles serán sus ventajas técnicas.

Ventajas de las bicicletas de fibra de carbono

1. Son más ligeras.

El carbono es más ligero que el aluminio tradicional con el que se hace las bicicletas. Una excelente opción, si cuentas con un presupuesto reducido y no puedes adquirir un equipo completamente hecho de fibra de carbono, es ir cambiando algunos componentes, como manillar, tija o ruedas.

2. Son más resistentes.

Por la tecnología de trenzado y ensamblado, las bicicletas de fibra de carbono son más resistentes que las tradicionales, aguantando mucho mejor golpes, las altas temperaturas y la corrosión por humedad.

3. Son más elásticas.

Su composición de hilos unidos por resinas da como resultado una estructura flexible. Así, la capacidad de absorción de la bicicleta es mayor, lo que la vuelve una excelente opción para terrenos irregulares.

4. Tienen un mayor nivel de integración.

Su adaptabilidad la vuelve personalizable, así que puedes ponerle tubos más estilizados y de la medida justa que necesites para mayor confort y mejor movilidad.

 Desventajas de las bicicletas de fibra de carbono

1. Son más caras.

El costo de fabricación con carbono es más elevado que con aluminio, así que, en consecuencia, su costo al mercado también es más elevado. Por eso son modelos exclusivos para la gama media-alta, ya que sus refacciones también son más exclusivas y costosas.

2. Hay mayor sensibilidad a fricciones.

A pesar de que el carbono es un material muy rígido y resistente, esa misma dureza implica que hay que tener especial cuidado a la hora de ensamblar o desensamblar elementos adicionales, ya que, si aprietas mucho, la posibilidad de fisura o rotura puede ser mayor que con un cuadro de aluminio.

3. No son reciclables.

La fabricación de las bicicletas de fibra de carbono tiene una huella ecológica mucho mayor que con modelos tradicionales de aluminio. Adicionalmente, el carbono es un material mucho más complicado de reciclar o reutilizar. Definitivamente, las bicicletas de fibra de carbono son logros de ingeniería creativa, con todas sus ventajas y desventajas. Ahora, con todo lo que has leído, ¿te gustaría tener una bicicleta de fibra de carbono? ¿O prefieres un modelo tradicional?

Entérate de ofertas y novedades

Suscríbete